Recetas Vegetarianas a la Parrilla

Hierro fundido: características y cuidado

Hierro fundido: características y cuidado

Cuando comenzamos a cocinar con hierro fundido se nos abrió un mundo de posibilidades en la parrilla, que seguimos explorando hasta el día de hoy. La versatilidad y resistencia de artículos de hierro fundido como un sartén, un wok o una plancha te permitirá cocinar directamente en las llamas de una fogata, sobre brasas y en cualquier tipo de parrilla, horno o cocina. Creemos que adquirir implementos de hierro fundido es una compra consciente, ya que sirven para cocinar cualquier tipo de alimento y pueden durar muchísimos años (¡ojalá los hereden tus hijos e incluso tus nietos!). ¡No más sartenes raspados, rotos o sin mango que se van a la basura!

La retención de calor característica del hierro fundido te permitirá lograr excelentes resultados en la cocina. El hierro se mantiene caliente por un tiempo luego de estar en contacto con el calor, lo que hayas cocinado no se enfriará fácilmente por lo que es ideal para servir y presentar tus preparaciones. ¡Usa siempre tomadores o paños secos para manipularlo!

 

Aquí va una lista con las principales características y beneficios que hemos experimentado cocinando con hierro fundido:

  • Una vez que se calienta, se mantiene a la temperatura deseada.
  • Como tarda largo tiempo en enfriarse en comparación a otros materiales es ideal para servir y presentar las preparaciones.
  • Los sartenes, ollas y woks de hierro fundido son los más durables que podrás encontrar, puedes usarlos en contacto con cualquier tipo de implemento (por ejemplo cucharas metálicas), sobre cualquier superficie, al are libre, etc…
  • Al cocinar en hierro fundido una pequeña parte de hierro se ve introducida a las preparaciones, lo cual llega a complementar la ingesta necesaria (18mg) de hierro en tu dieta. No obstante no recomendamos depender de esta ingesta por ningún motivo para suplir tus necesidades totales, considéralo un regalo.
  • Cada vez que cocines con aceite en tu artículo de hierro fundido, estarás aportando a su mantenimiento y mejorando sus propiedades anti-adherentes. Es decir, mientras más lo uses, mejor se irá volviendo en sus tareas.
  • Te ahorras los riesgos relacionados a los químicos usados en piezas calificadas como anti-adherentes. Un ejemplo es el ácido perfluorooctanoico el cual ha sido clasificado como “posiblemente carcinógeno para los humanos” y se encontraba hasta hace no mucho tiempo en la mayoría de los sartenes anti-adherentes del mercado.
  • Son piezas versátiles, ya que gracias a sus propiedades materiales, puedes cocinar tanto a llama directa, brasas, como dentro del horno o en cualquier cocina. Por ejemplo, además de cocinar sobre la llama, puedes hornear panes o pizzas en sus superficie.
  • Puedes cocinar con fuego natural directo o sobre las brasas, lo que vuelve al hierro fundido un favorito de todos aquellos que disfrutan de la naturaleza y el aire libre.

Para que tus implementos de hierro fundido se mantengan en óptimas condiciones y duren mucho tiempo, es necesario que los cuides. ¡Aquí van algunas recomendaciones para cuidar el hierro fundido!

  • Los implementos de hierro fundido que encontrarás en esta página ya vienen «curados», por lo que están listos para ser usados. El «curado de hierro fundido» es la unión de materia grasa a la superficie del artículo, lo cual genera una capa antiadherente y se evita el óxido. Por eso se recomienda usar seguido estos implementos para que tengan contacto frecuente con materia grasa. Si vas a mantenerlos guardados por un tiempo, aplícale una capa de aceite.
  • Luego de usar un sartén, wok o cualquier implemento de hierro fundido, recomendamos dejarlo enfriar (lo ideal es que lo laves aún estando tibio) y luego lavarlo utilizando sólo agua caliente y una esponja o cepillo. Si es necesario, puedes usar sólo un poco de detergente líquido suave.
  • Es importante que lo guardes seco para que no se oxide. Recuerda siempre que el enemigo del hierro fundido es la humedad. Idealmente puedes aplicarle una capa de aceite vegetal para mantenerlo libre de óxido.
  • Si por algún motivo se te quedó olvidado en el lavaplatos con agua o en un lugar muy húmedo y se oxidó (¡ojalá nunca te pase!), no todo está perdido… pero deberás volver a curarlo de la siguiente manera:  Lávalo bien y elimina el óxido con una esponja metálica. Aplícale una capa de aceite y llévalo a un horno precalentado a 180°C por 20 minutos. Retíralo del horno y déjalo enfriar. Si es necesario. repite el proceso una o dos veces más, hasta que el sartén vuelva a estar brillante. Puedes realizar este proceso de curado aunque tu artículo no se haya oxidado, por ejemplo si es que notas que tu sartén ha perdido brillo y su capacidad antiadherente.

¡Estamos seguros de que el hierro fundido se transformará en un gran compañero en tu parrilla y cocina! Aquí podrás adquirir nuestros productos favoritos de hierro fundido y para comenzar a inspirarte aquí van algunas ideas de preparaciones que puedes hacer en un sartén de hierro fundido, en un wok de hierro fundido y en una plancha de hierro fundido.

Si tienes alguna pregunta sobre esto, no dudes en contactarnos.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *